domingo, 19 de junio de 2011

6.CULTIVO DEL ZAPALLO

6.1.- Clima
6.1.1.- Temperatura: 
de 15 a 25 °C.
6.1.2.- Altitud:
de 0 a 1,500 m.s.n.m. (otros tipos de Cucurbita maxima crecen en la sierra, pero no corresponden exactamente a la variedad macre).
6.1.3.- Requerimiento de la semilla:
2 kg/ha en siembra directa.
6.1.4.- Periodo vegetativo:
De siembra a cosecha:
120 a150 días
Duración de la cosecha:
30 días
6.2.- Suelo
Se recomienda suelos sueltos, bien preparados mullidos y bien abonados y que no presenten dificultades para eliminar el agua; es decir una un buen sistema de drenaje. El zapallo (cucurbita maxima), poco tolerante a la salinidad y acidez se desarrolla mejor en pH de 5.7 - 6.8.
6.3.- Preparacion del Terreno
Las araduras deben ser superficiales, con un máximo de 40 centímetros de profundidad, debido a que el desarrollo de las plantas no sobrepasa esta profundidad.
Dependiendo de la humedad del suelo y del cultivo anterior se empieza con un riego de machaco. Cuando el terreno está a punto se procede al volteo, normalmente con un arado, que puede ser de disco o de vertedera (reja). Luego de la aradura es necesario pasar gradas (rastras de discos) para romper los terrones más grandes, mullir y nivelar el terreno.
El zapallo macre no requiere una preparación del terreno tan exhaustiva como otros cultivos, ya que posee una semilla grande y plántula vigorosa. Posteriormente se procede a surcar (rayar) el campo: en zapallo el distanciamiento entre surcos dependerá de si se trabaja con surcos simples (4 a 6 m entre surcos) o con surcos mellizos (8 a 10 m entre surcos). Ya que se siembra a una baja densidad de plantas, es recomendable aplicar el estiércol de manera localizada: se puede aplicar al fondo del surco antes de la siembra, lo que generalmente requiere un segundo surcado para tapar el estiércol, o aprovechando el primer cambio de surco.
Finalmente se realiza el tomeo, que es la labor manual que abre los surcos en la cabecera y en el desagüe, y forma las tomas de riego.
6.4.- Abonamiento y Fertilizacion
El zapallo es un cultivo exigente en nutrientes, por lo que requiere suelos fértiles y una buena fertilización para alcanzar buenos rendimientos y calidad del producto cosechado. Se recomienda aplicar materia orgánica (estiércol generalmente) a razón de 20 TM/ha/año durante la preparación del terreno.
El fósforo (P) y el potasio (K) también se aplican en el primer cambio de surco (20 días después de la siembra). El nitrógeno (N) se fracciona en por tres partes, aplicado en el primer y en el segundo (20 días después del primero) cambios de surco y finalmente la tercera parte con lampa (20 días después del segundo cambio de surco).
6.5.- Siembra
El zapallo macre se siembra de forma directa (semilla botánica directamente al campo definitivo). Previamente el campo debe recibir un riego de 'enseño', que humedezca lo suficiente como para asegurar la germinación de la semilla. En algunas zonas, dependiendo del suelo y clima, se puede sembrar el zapallo sin riego de enseño, aprovechando la humedad residual del riego de machaco. Cuando el terreno está listo (la tierra no se queda pegada a la lampa) se realiza la siembra manual con lampa recta, a una distancia de 2 m entre golpes, colocando por lo menos 3 semillas por golpe para asegurar por lo menos 2 plantas por golpe.
6.6.- Labores Culturales
6.6.1.- Desahije
Después que las plantas han brotado, se procederá aldesahije, dos plantas por "golpe". Durante este tiempo, generalmente se presenta un intensoataque de la "mosca minadora".
6.6.2.- Deshierbo
Es conveniente preparar bien el terreno antes de la siembra para reducir la cantidad de malezas del tipo perenne, como la grama china.
Hacer un primer deshierbo con cultivadora de mano a los 8 días después del brotamiento de la plantita.
Realizar un segundo deshierbo con cultivadora de mano a los 30 días del brotamiento cuando se haga el cambio de surco.
6.6.3.- Podas
(denominadas 'descalate', 'despioje' y 'despunte'), se realizan para eliminar las hojas más viejas y facilitar el control del pique, para eliminar ramas improductivas cuando el campo se 'montea', y para limitar el crecimiento excesivo de las guías y favorecer el crecimiento de los frutos.
6.6.4.- Guiado
 Para conducir hacia la cama a las guías que crecen en dirección al surco o zonas húmedas.
6.7.- Riego
Los riegos deben ser frecuentes y ligeros hasta la formación del bulbo pero nunca pesados, luego se van distanciando conforme avanza la maduración de los frutos. Es importante no regar en exceso (riegos pesados) para evitar la aparición de enfermedades o el crecimiento excesivo de malezas. El zapallo es muy sensible al exceso de humedad por lo que no debe regarse el cuello de la planta. Por esta razón se realizan los cambios de surco, alejando el agua del pie de planta. Al comienzo de la campaña es frecuente hacer pequeños surcos y regar la amplia cama en la que crecerán las guías del zapallo, con la finalidad de poder posteriormente enterrar las guías en tierra húmeda. Las guías se entierran porque estas enraízan con facilidad y apoyan en la absorción de agua y nutrientes, pero se debe dejar de regar la cama una vez que las guías la vayan cubriendo.
6.8.- Plagas
6.8.1.- Barrenador de frutos y guías (Diaphania nitidalis): son gusanos verdes que perforan guías, flores y frutos, pudiendo causar una gran disminución en el rendimiento.
6.8.2.- Gusanos de tierra (Feltia sp, Agrotis ipsilon): son gusanos cortadores que salen en las noches y muerden el cuello de la planta, la que puede tumbarse. Es posible que el diente brote nuevamente, pero retrasa y disminuye la producción.
6.8.3.- Mosca blanca (Bemisia tabaci, Aleurotrachelus trachoides): los estados inmaduros viven generalmente en el envés de las hojas succionando la salvia, con lo que debilitan a la planta y pueden transmitir virus.
6.8.4.- Mosca minadora (Liriomyza huidobrensis): en siembras de invierno o siembras tempranas de primavera las larvas de esta mosca se alimentan dentro de las hojas, debilitando a la planta, puede ser una plaga difícil de controlar.
6.8.5.- Nematodo del bulbo y del tallo (Meloidogyne incognita): organismos microscópicos que causan deformación de hojas y menor crecimiento y rendimiento; permanece durante muchos años en el suelo y en otras plantas hospederas.
6.8.6.- Pique o barrenador del cuello (Melittia pauper): la larva penetra por el cuello de la planta donde empieza a alimentarse y desarrollarse, causando un hinchamiento o tumor en la planta, la cual se debilita, produce menos y puede llegar a morir.
6.9.- Enfermedades
6.9.1.- Marchitez o chupadera (Phytophtora capsici). Causa pudriciones radiculares ocasionando la marchitez y posterior muerte de las plantas. Afecta a lo largo de todo el período del cultivo.
6.9.2.- Chupadera (Pythium spp, Phytophtora spp): esta enfermedad causa que las plántulas en germinación se empiecen a secar, y generalmente se observa un estrangulamiento al nivel del cuello de la plántula.
6.9.3.- Marchitez (Fusarium spp, Verticillium spp): enfermedad causada por hongos del suelo que infectan raíces y tallos y pueden secar la planta cuando ésta está cargada de frutos; es importante controlar la humedad para disminuir los problemas de marchitez.
6.9.4.- Mildiú (Pseudoperonospora cubensis): se presenta generalmente durante el llenado de frutos y la cosecha, se muestra como manchas angulosas que pueden llegar a secar amplias porciones de las hojas.
6.9.5.- Oidiosis (Erysiphe cichoracearum): causada por un hongo que vive en las hojas alimentándose de los jugos de la planta, se observa como un polvo blanco que cubre las hojas. Es muy común hacer varios espolvoreos de azufre para controlar esta enfermedad.
6.9.6.- Pudrición blanda de los frutos (Pythium spp): afecta sobre todo a frutos recién cuajados, pudiendo disminuir el rendimiento y retrasar el inicio de cosecha.
6.9.7.- Virosis: enfermedad causada por elementos microscópicos que infectan la planta, los síntomas se muestran como manchas verde claro en las hojas (mosaico) o deformaciones de frutos.
6.10.- Cosecha y manejo de post cosecha
6.10.1.- Momento de cosecha: 
Cuando los frutos están maduros, la cáscara está dura, el pedúnculo del fruto empieza a rajarse y secarse, la mancha basal del fruto cambia de blanco amarillo.
6.10.2.-Forma de cosecha:
Cortando los frutos y cargándolos fuera del campo.
6.10.3.- Envase utilizado:
Los zapallos se transportan a granel en camiones. Al nivel minorista la 
comercialización es por pedazos.
6.10.4.-Conservación postcosecha:
Los frutos enteros se conservan de 15 a 30 días o más en lugares fresco - ventilados; se conservan 6 meses o más a 10°C y 50 a 70% de humedad relativa. Una vez partido, el zapallo debe refrigerarse.
6.11.- Rendimiento
Variedad Macre de 10 a 20 toneladas (10.000 a 20.000 kg.) por hectárea.
Variedades italianas, 3.000 a 4.000 docenas por hectárea. El rendimiento oscila entre 4000-5000 unidades por Ha. Comercializándolos generalmente por unidad o por kilo.
6.12.- Comercializacion
Se ha llevado la especie a otros países y continentes, donde se ha adaptado muy bien, habiéndose desarrollado variedades de alta producción, con formas y colores especiales. Es poco probable que esta especie tenga competitividad para ser sembrada en la región de puno y amazónica, y ser exportada a otros países. Por este motivo, el mercado, posiblemente, esté centralizado en las localidades cercanas al lugar de cultivo.
Se eligen los frutos que serán conservados, eliminando los que no tienen la corteza bien dura, y aquellos que presentan algunas heridas o han sido atacados por parásitos.
Una vez elegidos, conviene "curarlo", dejándolos unos días al aire libre cuando el tiempo es seco y templado. Es preferible curarlo en un lugar cerrado, con temperatura y ventilación artificial, para poder regular ambas a voluntad.
Los zapallos que serán conservados se disponen en un galpón; en caso de no ser ello posible, pueden amontonarse al aire libre, cubriéndolos con un techo rústico para presentarlos de las lluvias.
Antes de hacer la estiba, al aire libre o bajo techo, deben colocarse sobre el suelo tirantes de madera para que los frutos no estén en contacto con él y además facilitar la circulación del aire. Lo ideal es conservar los frutos en cámaras con una temperatura constante de 5 a 10º ª y 50-70 de humedad.
Todo estos cuidados se debe de tener antes de distribuirlos en el mercado, el zapallo es fácil de transportar por la corteza dura (pericarpio del fruto), que facilita el manipuleo y transporte y no se daña fácilmente, en comparación a otras hortalizas como el tomate y otras hortalizas.
6.13.- Envasado
Existe una amplia gama de materiales utilizados en el envasado de la semilla y que se pueden clasificar en:
·         Permeables a la humedad (arpillera, plastilona, papel)
·         Impermeables (hojalata, aluminio, polietileno y vidrio).
Cuando se utilizan recipientes herméticos se recomienda asegurar el secado de las semillas para su mejor conservación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada